• Catarata: El cristalino, la principal lente que tenemos en el ojo, va perdiendo transparencia con el paso del tiempo. Aparece así la conocida catarata. Los pacientes inicialmente se quejan por una ligera borrosidad en su visión hasta que esta se ve mermada significativamente.
    La única forma de curarla es mediante cirugía. Se trata de una intervención ambulatoria en la que por una pequeña incisión se facoemulsifica el cristalino y se implanta una lente intraocular.
    Estas lentes pueden ser de distintos tipos:
    Monofocales: Orientadas a la buena visión lejana, por lo que los pacientes necesitarán de una gafa de apoyo en la lectura.
    Multifocales/Trifocales: Con estas lentes los pacientes son capaces de enfocar a distintas distancias evitando así la necesidad de las gafas de visión próxima.

 

  • Presbicia: La presbicia, o vista cansada, es consecuencia de la pérdida de la acomodación. Para su corrección contamos con lentes multifocales o trifocales (lentes premium) con las cuales podemos enfocar a distintas distancias. La extracción de un cristalino transparente y el implante de una lente premium intraocular nos permite prescindir de las gafas la mayor parte del tiempo.