• Ambliopía (ojo vago): Se trata de un déficit visual sin una causa orgánica que lo justifique, el ojo en sí es sano. La función visual no se desarrolla de forma correcta por causas como distinta graduación entre ambos ojos o un estrabismo.
    En estos casos se forma una imagen correcta en la retina de un ojo y otra imagen de peor calidad en otro ojo, el ojo vago, impidiendo así su correcto desarrollo visual.
    Es fundamental la prevención del mismo y un tratamiento precoz en los niños. Se considera que a partir de los 8 años el proceso de desarrollo de la vía visual ha finalizado.
  • Estrabismo: Se denomina estrabismo a la mala alineación de los ojos. Ambos ojos tienen distinta dirección, por lo que llegan imágenes distintas a la retina. Esto puede llevar a la diplopia o visión doble, y/o a la ambliopía, déficit por derivación en uno de los ojos.